Os traigo un vídeo del pasado Open de Australia, “Los recogepelotas en los grandes torneos suelen ser objetivo de las cámaras, pero en esta ocasión había una razón de peso para grabar a cámara lenta llo siguiente”.

Desde luego este niño tiene reflejos, destreza, y quien sabe que habilidades más.

El reto está en saber si somos capaces de reconocer las pasiones de los niñ@s y más allá ¿que hacemos para que puedan desarrollar sus verdaderos talentos y dones?, ¿y alinear sus pasiones con sus talentos?.

Si esto lo llevamos a la educación y a las aula, desde luego da mucho que pensar, de si verdaderamente los niños están sacando todo su potencial, no me refiero a exprimir al niño para que sea golfista o futbolista profesional, me refiero a la parte en la que el niño descubre sus talentos y los puede poner en juego en el área de la vida que le apasiona.

Todo un reto para los padres y madres, así como para los que se dedican a la docencia.